Un poco de fábula... o de historia.

Fabricado a comienzos de la década del 80, en la región sureste del estado de Jalisco, México. Creció en un entorno visualmente rico, derivado del oficio de sus padres, ambos fotógrafos.

Su infancia fue la etapa en que los mejores juguetes se volvieron la plastilina y los centenares de hojas de papel revolución, en los que junto a su hermano mayor dibujaron un poco de todo, en especial luchadores mexicanos que más tarde enviaban por correspondencia esperando su publicación en las revistas de lucha.

Nunca se enteraron si lo lograron.

satyrico-cerebro